11 de junio de 2014

Dos & Don'ts (en una boda)

Hoy inauguro una nueva sección en el blog, en la que -siempre dejando claro que lo hago desde un punto de vista personal- os voy a ir contando aquellas cosas que os recomiendo hacer, o no hacer, en una boda; o simplemente aquello que me gusta en un look de novia o en la decoración del evento. Espero que os resulte interesante y os ayude a tomar algunas decisiones basadas en la experiencia de alguien que lleva tres años organizando bodas.

Elige un vestido de novia con escote en la espalda. Son tendencia, y muy favorecedores. Siempre teniendo en cuenta que el hecho de llevar la espalda semi-descubierta no implica que la parte frontal del vestido tenga que ser cerrada, si no como a cada novia le favorezca más. Aunque cada vez son más habituales este tipo de diseños, no son tantas las novias que se decantan por ellos.


No repartas los regalitos para los invitados después del banquete. Este momento tan clásico y habitual en una boda, suele acabar resultando una mala idea. Los invitados han terminado de comer o cenar y están en modo fiesta, con pocas ganas de esperar a que los novios se pasen por cada mesa dando a los comensales un detalle y besando y hablando un momento con cada uno de ellos, esto hará que la sobremesa se alargue en exceso y la gente comience a aburrirse. Para los contrayentes suele terminar siendo un momento un poco estresante y cansado, ya que lo que les apetece en ese momento es disfrutar de la boda, no tener tareas que realizar (ni a ellos ni a sus hermanas/madres/amigas). En mi opinión es muchísimo más práctico colocar un detallito en cada plato, o montar un bodegón con los regalos donde cada cual coja el suyo (además, de esta forma contaríamos con un corner decorativo más).



10 comentarios:

¡Gracias por tu opinión!